Terrazas de París, momentos inolvidables

Jardines de Luxemburgo

El aire libre invita a desayunar, almorzar o tomar algo; hacer una siesta o una pausa, encontrarse con la persona amada… Verdadero fenómeno en la ciudad, cada vez más la gente elige instalarse en una terraza.

La apertura de nuevas terrazas se vio favorecida por las remodelaciones de la ciudad, que significaron aceras más anchas, áreas prioritarias para peatones, instalación de mercados callejeros y los llamados “barrios verdes”, y comenzaron a ser cada vez más buscadas por los parisinos deseosos de ver un poco de cielo. De hecho, en el año 2008 había más de doce mil terrazas en París ¡y la cifra va en aumento!

El dato acerca de los lugares donde ir es uno de los secretos mejor guardados de París; sin embargo nosotros hemos conseguido revelarlo para nuestros lectores. A continuación, una pequeña guía de los sitios donde se encuentran las mejores terrazas de París.

Rue de Ménilmontant, distrito 20.  Ideal para compartir momentos con sus huéspedes habituales: familias, proletarios, gente de paso y los llamados “bobos” (burgueses-bohemios).

Rue Aubervilliers, distrito 19. Lugares tranquilos para disfrutar de la lectura ; si no han llevado su libro o revista no se preocupen, aquí encontrarán bibliotecas donde retirar alguno en el momento. En varios lugares sirven jugos de fruta recién exprimidos y té verde.

Museo de la Vida Romántica, distrito 9. Uno de esos maravillosos lugares que quisieras guardar como un tesoro una vez que descubierto. En una zona verde, una maravillosa terraza donde desayunar o disfrutar de una torta casera para la hora del té.

Jardines de Luxemburgo: un clásico.  Ideal si pasean con niños, ya que mientras los mayores toman un café muy estilo siglo XIX, los pequeños pueden ir a jugar bajo los castaños.

Parque Belleville, especialmente sobre la Rue des Envierges, distrito 20. Deliciosa área de terrazas en las alturas del parque, con lugares donde sirven vinos ecológicos.

Marché des Enfants Rouge, rue de Bretagne, rue de Turenne. Los puestos del mercado se mezclan con mesas de restaurantes.   Estas terrazas son un verdadero remanso de paz done además se puede saborear la comida de todo el mundo: Marruecos, Japón, o el Caribe.

Islas Reuilly, Bois de Vincennes; Metro: Porte Dorée. Lleguemos hasta la la pequeña isla en el lago de Vincennes; cabañas y cafés en el corazón de la isla, rodeados de grandes árboles, con sillas de mimbre y hamacas para pasar momentos inolvidables.

Centro Cultural Sueco, en el 11 de la calle Pagan. Todos los días hay exposiciones, conciertos y otros eventos culturales que relacionan Suecia y Francia. Es una magnífica mansión del siglo XVI, con un café y restaurante donde sirven especialidades suecas como el pastel de zanahoria que se puede comprar para llevar y disfrutarlo en la plaza de enfrente.

Foto: Sarima

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Comer en Paris


Deja tu comentario