La “baguette”, símbolo indiscutible de París

Baguette

¿Qué es una barra de pan de 50 a 70 cm de largo y 240 a 340 gramos de peso? Acertaste: una baguette, que el 81% de los parisinos de entre 6 y 65 años afirma consumir todos los días a cualquier hora, erigida así en el primer plano de la preferencia de los panes.

Interesará al visitante saber que los parisinos adquieren las baguettes en las panaderías tradicionales, a diferencia de otros panes, o de los habitantes de otras ciudades, que las adquieren en los supermercados. En la actualidad hay en París 1.242 panaderías autorizadas a vender la famosa baguette. De hecho, la baguette fue creada por los parisinos en la década del 30 del siglo XIX; según algunas investigaciones, su invención coincide con la introducción del pan de Viena en Francia.

Como todos saben, el pan de Viena es un pan largo, con levadura, que se cuece en un horno de vapor; este aristocrático pan es el antecesor directo de la baguette, que se extendió rápidamente, pues el pan blanco estaba libre de impuestos y comenzaba una época de cambios en los hábitos alimenticios de los parisinos.  El pan de Viena pronto se transformó en un pan de los trabajadores, con algunas modificaciones, y los parisinos lo adquirían diariamente.

También se instaló en el imaginario de los viajeros y su popularidad no dejó de crecer; momentáneamente su elaboración y consumo se interrumpió por la Primera Guerra Mundial, para regresar triunfante en la década del 20 del siglo pasado. La baguette vivió su apogeo en la década siguiente, mejorando su calidad y aumentando su consumo.

Luego llegó la modernización y la mecanización en la producción de pan, y esto permitió una mezcla perfecta y la creación de un nuevo modelo de pan francés que demostró su capacidad para adaptarse a los cambios: pasó de la mesa de todos los días al almuerzo en el lugar de trabajo, transformándose en el afamado “sándwich de París” o “beurre Jambon”. También bajó de peso: el ideal se estableció entre 300 y 250 gramos.

Los parisinos adoran la baguette porque es el símbolo de su estilo de vida, sencillo y original al mismo tiempo; la panadería es un lugar de encuentro y el pan es la comida básica pero sabrosa. Y aunque los parisinos parecen no darse cuenta, todos los extranjeros lo notan: cada día vuelven a la panadería para comprar la baguette y posiblemente, partir y saborear uno de los extremos antes de llegar a casa…

Si llegan a París en el mes de julio, podrán disfrutar del Gran Premio de la Baguette, un concurso en el que participan cientos de panaderías parisinas, que premia la mejor baguette en tamaño, peso, aroma, color, textura y sabor.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Comer en Paris


Deja tu comentario