La Conciergerie, una cárcel-monumento

La Conciergerie de Paris

En Ile de la Cité encontramos uno de los palacios más antiguos de todo París. Un lugar que ha sido modificado con el paso de los años cambiando su papel y perfilándose como uno de los edificios con mayor historia de la ciudad. Se trata de la Conciergerie, y es sin lugar a dudas una visita más que obligada en nuestra estancia en París.

Este precioso palacio ha sido la residencia de reyes desde hace siglos; y es que ya en el siglo X, los Capetos construyeron el gran edificio con el fin de demostrar todo su poder en un derroche arquitectónico sin parangón. Así, el palacio albergaría las residencias oficiales de numerosos reyes desde su origen hasta el siglo XIV, momento en el que Carlos V abandonaría el palacio para ocupar Louvre y Vincennes, convirtiendo esta residencia real en prisión.

Durante esta etapa carcelaria, el lugar pasó a llamarse Conciergerie. Mientras que la parte superior se reservaba al Parlamento y la vivienda del Conserje, los pisos inferiores fueron relegados a lugar de confinamiento de presos, llegando a perfilar este sitio como la prisión más importante de toda la ciudad.

La fama de la cárcel fue incrementándose con el paso del tiempo, llegando incluso a ser considerada como la antesala de la muerte; y es pocos presos podían salir en libertad una vez se introdujeran entre sus muros. El final para la mayoría era la muerte.

Durante la etapa del Terror, su fama de confinamiento implacable no hizo más que aumentar. El Tribunal Revolucionario dejaría unos 2.700 muertos en tan sólo 718 días. Así, podemos decir que entre sus muros pasaron sus últimas horas la reina María Antonieta de Austria o Robespierre entre otros personajes.

Tras esta etapa del Terror, el palacio seguiría vinculado directamente a la justicia. A pesar de que fue restaurado y renovado en algunas de sus salas, lo cierto es que siguieron las ejecuciones y sentencias hasta finales del siglo XIX.

En la actualidad podemos visitar lugares como la Salle de Gens d´Armes. Esta sala muestra por un lado la grandiosidad del palacio en tiempos de los Capetos, pero también una enorme sala en la que se confinaban a miles de prisioneros.

Cómo apunte, cabe destacar que al principio, aquellos que gozaban de una posición más relevante y contaban con recursos, podían pagarse una celda más grande, así como otras comodidades. No obstante, en las posteriores etapas, y sobre todo en la época del terror, la diferencia entre ricos y pobres era nula, tratando a los segundos exactamente igual que a los primeros.

Sin duda se trata de una visita obligada, en la que podremos descubrir un poco más sobre esta etapa oscura de la ciudad.

Otras visitas interesantes en París:

Foto vía: Beckstet

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Paris, Que ver en Paris


Deja tu comentario