El Jardín de Aclimatación, un zoo diferente

Rio Encantado

Este magnífico jardín zoológico, lujoso y señorial, nos espera con sus espacios naturales, animales exóticos y la deliciosa combinación de placer y naturaleza en sus restaurantes y senderos, en el Bosque de Boulogne; tiene un aire un poco aristocrático y excéntrico, pues fue creado por Napoleon III y en su época era visitado por las principales figuras del mundo que se deleitaban con osos y jirafas, plátanos y bambúes.

A principios del siglo XX se transformó en un jardín temático y desde entonces es el lugar elegido por las familias parisinas para pasar sus momentos de ocio y esparcimiento; cumple con una función educativa y son famosas las conferencias que aquí se brindan sobre salud, medicina, condimentos y mil temas más.

Hay una sala de lectura y actualmente se completa con eventos deportivos, cine al aire libre y atracciones para niños. A lo largo del siglo XX fue remodelado y redefinido y se crearon otros espacios como el Museo de Artes y Tradiciones Populares, una granja en 1971, un teatro en 1973 y el Musée en Herbe en 1975. Ya en el siglo XXI se ha incorporado el exotismo del lejano oriente, como una casa de té y un jardín de Corea.

Hay muchísimo para ver y hacer en este Jardín Zoológico y de Aclimatación; la mejor forma de disfrutarlo es realizando un recorrido en el «Pequeño Tren Porte Maillot», instalado en el Jardín en 1880 y que debutó transportando los elegantes visitantes de la Exposición Universal de París de 1878. Es una de las atracciones más originales del Jardín y un verdadero tren en miniatura.

También se puede tomar una canoa y realizar un viaje en familia por los preciosos cursos de agua del parque que deparan una nueva sorpresa en cada uno de sus meandros, permitiendo entrever un mundo exótico y quizás descubrir alguno de sus habitantes del reino animal.

El teatro de títeres recupera una verdadera tradición popular: el guignol o guiñol, nacido en Lyon en 1808, títere francés por excelencia. Este teatro fue construido sobre un antiguo teatro de marionetas del año 1953, con capacidad para 300 espectadores; más de cien mil personas por año disfrutan de más de quinientas representaciones que regalan media hora de risas, emociones y juegos.

Los entusiastas de los caballos se encontrarán muy a gusto: hay un club hípico que es actualmente uno de los principales centros ecuestres de París, con actividades para principiantes, cursos de perfeccionamiento, individuales o colectivos, ofreciendo cabalgatas en poneys o pura sangre. Dispone de un vasto espacio para practicar todas las especialidades del hipismo y organiza concursos y paseos a caballo, que con el Bosque de Boulogne a pocos pasos, promete bucólicos paseos lejos de la agitación y el bullicio de la capital.

Queda muchísimo en el tintero, como los campos de golf o los Museos dentro del Jardín; les recomendamos organizar su visita para disfrutarla al máximo.

Foto: Vía Panoramio

Imprimir

Categorias: Ocio en París


Deja tu comentario