El circuito Daumesnil, para deportistas y demás

Bosque de Vincennes

El circuito deportivo Daumesnil es el lugar ideal para comenzar el día haciendo un poco de ejercicio; de hecho, los sábados por la mañana, aún en invierno, decenas de personas llegan hasta aquí para disfrutar del aire frío y los aromas de la naturaleza mientras realizan distintas actividades.

Por ejemplo, el circuito tiene una pista de marcha de 1400 metros y otra de 2400 metros para correr, estirar los músculos y tonificar el cuerpo, ayudados por barras, vigas y marcos.  Todo está perfectamente planificado en el Circuito Daumesnil; antes de comenzar a trotar, la pista presenta elementos para hacer ejercicios de estiramiento, como un sendero que serpentea alrededor de postes clavados en el suelo y barras a tres alturas diferentes.

Además, está preparado para todo tipo de estado físico, desde los que sólo pueden dar pequeños pasos, con barras de socorro justo para cuando comienzan a quedarse sin aire… facilitando la calma y la respiración, hasta los que pueden correr, hacer abdominales y estiramientos, con paneles de carrera rápida y rampas, muros de escalada pequeños pero divertidos, escaleras y barras paralelas.

Es realmente un recorrido recomendado para toda la familia, accesible y adaptable al ritmo de cada participante, como otro recorrido en el mismo bosque llamado «Pata de gallo».  Ambos son de acceso gratuito y recomendados para adultos y niños mayores de doce años.

Estos circuitos se encuentran en el Bosque de Vincennes, uno de los pulmones de París, que alberga una gran biodiversidad, con 150 representantes del reino vegetal, algunas notables como las orquídeas helleborine y otras protegidas como los helechos; mientras que el reino animal está representado por unas cincuenta especies de aves, mamíferos protegidos como el murciélago y anfibios protegidos como el sapo partero.

Hay muchísimo para ver y hacer dentro del Bosque de Vincennes, con actividades para niños, lugares especiales como un templo budista o el Museo de la Inmigración, un Jardín de Mariposas, restaurante, bares, otros circuitos para caminatas, bicicleta y campos para jugar al tenis y el rugby.

Es muy fácil llegar al Bosque de Vincennes, con el metro línea 8 descendiendo en las estaciones Charenton-Écoles, Liberté y Porte Dorée; con la línea 1, en las estaciones Saint-Mandé-Tourelle, Bérault y Château-de-Vincennes. Con el RER, línea A, en las paradas Vincennes, Fontenay-sous-Bois, Nogent-sur-Marne y Joinville-le-Pont.

En autobús, con las líneas 46, 112, 114 y 325. Si llegan en bicicleta, muy cerca hay una estación de Vélib, y deben tomar el itinerario para bicicletas desde la Porte Dorée sobre la avenida Daumesnil.

Foto: Vía Panoramio

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Ocio en París


Deja tu comentario