Grandes Bulevares, escenario del teatro de París

Grands Boulevards

El distrito II es el de los grandes bulevares, la Bolsa, el gran desarrollo comercial de una época dorada.  En el barrio de Sentier tenían su sede los grandes periódicos y había gran animación en los Grandes Bulevares, los antiguos pasajes cubiertos, las callejuelas  y galerías.  Actualmente muchas tiendas han sido reemplazadas por negocios de alta tecnología por lo que ya se empieza a hablar de «Silicon Sentier», pero todavía hoy se puede vivir el auténtico Sentier, los domingos cuando sus calles se hacen peatonales o los lunes, cuando se realizan grandes ventas de tela para modistos.

Es muy fácil llegar a los Grandes Bulevares, con el metro de la Opera, con los autobuses 39 y 48 o sencillamente a pie.  Estos bulevares comenzaron a construirse en el siglo XVII donde se encontraban las antiguas murallas de la ciudad, ya carentes de sentido defensivo.  En el siglo XVIII fueron el gran paseo de moda, y vieron adoquinarse sus calles a fines del siglo XVIII, llegar la iluminación a gas a principios del XIX, circular el primer ómnibus entre la Madaleine y la Bastille…

Precisamente en estas calles inmortalizadas por Yves Montand en su canción «J´aime flâner sur les Grands Boulevards» (me gusta pasear por los Grandes Bulevares), se encuentran muchas salas de teatro herederas de la tradición instaurada a fines de 1660, cuando se demolieron las murallas y florecieron los teatros de comedias y del llamado género ligero. Aquí actuaron o fueron representados Jacques Deval, Poiret o Guitry.  Los teatros más famosos de su época fueron la Comédie-Caumartin, el Folies-Bergère, el Théâtre des Variétés, el Teatro Olympia y muchos más.

Por ejemplo en los bulevares Des Capucines en el distrito  y Des Italiens podemos encontrar las más importantes salas de cine, y también grandes bancos de fachadas imponentes como el Banco Nacional de París. En el bulevar Montmartre encontraremos tiendas de ropa y mucha animación.  En cambio dos pasajes como el Jouffroy y des Panoramas conservan sus tiendas antiguas y su atmósfera poética y misteriosa.

Para vivir este verdadero espíritu boulevardiano les invitamos a conocer Le Sentier des Halles, un teatro ubicado en la rue d’Aboukir. Es el lugar elegido por los nuevos artistas para hacerse conocer por el gran público, y muchas veces otros ya reconocidos, gustan volver a este teatro para recordar sus orígenes y recuperar sus raíces. Esta sala fue creada en 1982 en un sótano vacío y tiene lugar para 120 espectadores y es un punto de referencia en la escena musical de París. Considerado un escenario clásico, actualmente da lugar a la presentación de los más distintos estilos como pop, rock y humor.

Foto: Wikipedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo en París


Deja tu comentario