El sorprendente Museo de las Alcantarillas de París

Museo de las Alcantarillas de Paris

En el siglo XIII, el emperador Felipe Augusto ordenó pavimentar las calles de país construyendo en su centro un canal de drenaje. A fines del siglo XIV Hugh Aubriot, alcalde de París, determinó la construcción, en la Rue Montmartre, de un canal abovedado que llegaba hasta el Menilmontant. ¡Acababa de nacer la primera alcantarilla de París! Y fue el origen de una impresionante red subterránea perfeccionada por el ingeniero Belgrand del siglo XIX.

Actualmente, el Museo de las Alcantarillas de París nos invita a recorrer las entrañas de la ciudad y saber más acerca de la historia de la gestión de las aguas residuales de París a lo largo de los siglos; de hecho, la limpieza de los conductos se realiza con el mismo sistema ideado por el Ingeniero Bertrand en el siglo XIX ya que en esas profundidades no se puede utilizar electricidad ni motores por razones de seguridad.

Era un ingenioso dispositivo formado por válvulas y bolas que avanzan lentamente por los conductos, empujando la arena y los residuos fuera de los conductos, y aunque en la actualidad se utilizan otros elementos como chorros de agua a alta presión, bombeos y aspiración, en esencia el sistema sigue siendo el mismo.

El sistema de alcantarillas de París está forma por más de 2400 Km. de túneles que atraviesan la ciudad: ¡la distancia equivalente entre París y Estambul! Son 150 Km. de colectores y emisarios, 1.425 Km. de acometidas de alcantarillado, 670 Km. de estructuras complementarias y 112 Km. de tuberías. Más de noventa mil personas al año visitan este magnífico sistema a partir de los túneles construidos cerca de Pont de l’Alma, para saber más acerca de la historia de las alcantarillas y su misión de proveer agua potable a la ciudad y mantener el equilibrio ecológico.

La visita tiene lugar en un sector público de la red de alcantarillado, que es ajardinado y seguro. Es un paseo de una hora de duración a través de galerías, visitando el colector de la avenida Grove, el alcantarillado de calles Cognac-Jay, y otros lugares interesantes; a lo largo del paseo se pueden ver antiguos modelos y dispositivos que están expuestos, como bombedores, elevadores y válvulas.

El punto de partida es la orilla izquierda del Pont de l’Alma, sobre el 93 de la Quai d’Orsay y es muy fácil llegar con el metro línea 9, descendiendo en la estación Alma-Marceau, con el RER C hasta la estación Pont de l’Alma o en autobús. Las visitas se realizan de sábado a miércoles, con distintos horarios en invierno y en verano, y hay descuentos para grupos, niños y estudiantes.

Foto: Wikicommons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Museos de Paris


Deja tu comentario