El Musée de l’Orangerie y los lirios de Monet

Sala Oval del Museo de l'Orangerie

En París hay más de 140 museos; y si bien hay algunos que son visitas obligadas para cualquier turista, como El Louvre o el Musée d’Orsay, seguramente habrá un museo para cada interés o curiosidad de los visitantes.  Los amantes de las cosas mecánicas podrán visitar el Musée des Arts et Métiers, los exploradores del  mundo marino el Museo de la Marina en el Palais de Chaillot, y los entusiastas de la historia militar tienen el Musée de l’Armée.

Pero si les interesa el arte y además quieren vivir una experiencia museística inigualable, entonces deben visitar el Musée de l’Orangerie, que alberga «Les Nymphéas”, unos impresionantes murales pintados por Monet y donados al Estado para celebrar el fin de la Primera Guerra Mundial.

El edificio del Museo era originariamente el invernadero de naranjos del Jardín de las Tullerías. Fue diseñado por el arquitecto Firmin Bourgeois quien comenzó su construcción y terminado por Ludovico Visconti en 1852. Este invernadero se encuentra en la esquina sudoeste del Jardín y sus paredes de vidrio hacia el sur le permitían recibir todo el sol.

Fue construido en un estilo clásico que no desentonaba con la Place de la Concorde; en el lado noroeste se encuentra el Jeu de Paume, una estructura gemela del Invernadero que albergaba dos pistas de tenis y actualmente se utiliza para exposiciones de arte.

Em L´Orangerie se exhiben los 8 grandes murales, de dos metros de altura y 100 metros de longitud en total. Para adaptar el vivero se convocó al arquitecto Camille Lefèvre; la exposición se abrió en mayo de 1927, pero Monet no vivió para verlo: había muerto cinco meses antes.  En 1950 el Musée de l’Orangerie incorporó cien nuevas obras de arte, añadiendo un segundo nivel sobre las salas ovales de “Les Nymphéas”, donde se exhiben pinturas de Picasso, Renoir, Matisse, Derain y muchos más.

Durante unas obras de refacción realizadas a fines del siglo XX se realizó un sorprendente descubrimiento arqueológico: los restos de una muralla que rodeó París en el siglo XVII, construida por Luis XIII conocida como “Les Fossés Jaunes” por estar realizadas con bloques de piedra caliza de color amarillo.

Visitar las salas ovales es una experiencia inolvidable. El vestíbulo, completamente vacío y pintado de color marfil, con sólo un tragaluz circular, nos limpia la mente de los colores y sonidos del exterior y nos prepara para lo que vamos a ver en las salas.

El Musée de l’Orangerie se encuentra en el Jardin des Tuileries y abre todos los días de 9 a 18 h; los menores tienen descuento y el día gratuito es el primer domingo de cada mes. Es muy fácil llegar con el metro hasta la estación Concorde o en autobús. Se pueden obtener boletos combinados con el Musée d’Orsay y hay visitas audioguiadas en diferentes idiomas y también facilidades para personas con discapacidades.

Foto: Museo de L´Orangerie

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Museos de Paris


Deja tu comentario