La leyenda del tren azul

Tren Azul

En la Gare de Lyon, la estación de trenes de París, hay un restaurante estilo “Belle-epoque”. Fue construido con motivo de la Exposición Universal de 1900 por la Compagnie Paris-Lyon-Méditerranée (PLM).

Su nombre original fue Buffet de la Gare de Lyon, pero en 1963 adoptó el de Train Bleu, un homenaje al mítico expreso que partía del Calais y llegaba hasta casi la frontera con Italia recorriendo toda la Riviera francesa.  En 1972 fue incorporado al Inventario de Monumentos Históricos de París.

Su impactante decoración muestra cuarenta y una pinturas, realizadas sobre las paredes y techos, que representan los más bellos paisajes recorridos por los trenes de la PLM; pisos pulidos, paneles de madera, dorados, sillones de cuero, largos manteles blancos y platos con logotipo completan la decoración de este magnífico lugar.

Fue inaugurado en abril de 1901 y entre sus comensales más famosos se encuentran el Príncipe de Gales, Charlie Chaplin, Coco Chanel, Brigitte Bardot, Jean Cocteau o Dalí y Jean Gabin; actualmente se sirven más de quinientas comidas por día. Si algo les resulta familiar, es porque Luc Besson inmortalizó el restaurante en su película Nikita, pero además el restaurante apareció en otras películas como Placez Vendôme, dirigida por Nicole Garcia en 1998, Uniques de Filles, de Pierre Jolivet del año 2003 y Les vacances de l’haricot, dirigida por Steve Bendelack en 2007.

Si van a comer a la Gare de Lyon les interesará saber que Le Train Bleu fue un servicio de pasajeros de lujo que transportó viajeros 1922 hasta 1938. Era abordado por aristócratas británicos, celebridades, ricos y famosos que viajaban a la Riviera, y aunque su nombre oficial era Expreso Calais-Mediterranee, fue llamado “El tren azul” por sus coches dormitorio color azul marino y oro. Su viaje inaugural fue el 8 de diciembre de 1922.

El Tren Azul era exclusivamente un servicio de primera clase; incluía coche comedor y coches dormitorio con espacio para diez literas cada uno y un asistente asignado a cada coche. En 1936 se introdujeron coches de segunda y tercera clase, y desde 1938 funcionó como un expreso nocturno común. Dejó de funcionar definitivamente en los años 80, cuando los trenes de alta velocidad redujeron a cinco horas el mítico recorrido de casi un día del Tren Azul.

El Tren Azul fue una fuerza inspiradora desde su lanzamiento; una obra de ballet clásico que lleva su nombre fue creada en 1924 por Serge Diaghilev para el Ballet Clásico Ruso; también una historia de Jean Cocteau, trajes de Coco Chanel y una tela de Pablo Picasso; y la novela El misterio del tren azul escrita en 1928 por la inefable Agatha Christie.  Aún después siguió inspirando obras como una novela de Georges Simenon escrita en 1949 y la serie de la TV francesa “El tren azul para 13 veces” de 1966.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Ocio en París


Deja tu comentario