Museo Cognac-Jay, arte y filantropía en París

Museo Cognacq Jay

La pareja formada por Ernest Cognacq y su esposa Marie-Louise Jay fue muy humilde en sus comienzos, pero el Museo Cognac-Jay que hoy vamos a recorrer, nos ilustra acerca de cómo llegaron a ser ricos comerciantes, mecenas y filántropos.

Theodore Ernest Cognacq había nacido en 1839 en Charente-Maritime; fue vendedor ambulante y trabajó en varias tiendas importantes antes de establecer su propio negocio en la calle Turbigo; no le fue bien e intentó suerte nuevamente varias veces hasta fundar en 1871 los grandes almacenes de La Samaritaine, justo donde actualmente se encuentran tiendas de marcas famosas.

Fue un innovador, ya que contrató al arquitecto belga Frantz Jourdain para que diseñara sus tiendas en estilo Art Nouveau y Art Decó. Cuando comenzó su etapa más próspera, el matrimonio se dedicó a financiar grandes obras culturales, como el Museo de Historia Local de la Isla de Ré en 1907, el jardín botánico alpino Jaysinia en Samoëns, hospitales, hogares y otras obras de beneficencia.

Enamorados del arte, en 1985 habían comenzado a reunir una colección que a la muerte de Ernest Cognacq en 1928 fueron donadas a la ciudad de París, al igual que el edificio del 25 Boulevard des Capucines. El primer Museo Cognacq-Jay se inauguró en 1929, y en 1986 las colecciones se transfirieron al Hotel Donon, inaugurado en 1990.

El Hotel Donon es una elegante mansión del siglo XVI ubicada en el Marais, sobre el viejo camino de Santa Catalina que luego se llamó Diane, Rue des Trois-Pavillons a la que dio el nombre debido a sus tres pabellones cubiertos de altos techos, y actualmente Elzevir.

Había pertenecido a Joan della Robbia, hija del escultor Girolamo della Robbia, y al igual que muchos edificios en el barrio del Marais, en el siglo XIX y principios del XX se destinó a fines comerciales y se fue deteriorando. Fue adquirido por la ciudad de París en 1974 para restaurarlo y destinarlo al Museo Cognacq-Jay, y actualmente es considerado Patrimonio Histórico. Aún se conservan algunos elementos originales, como techos y vigas de madera, decorados y pintados en dorado.

Aquí podrán disfrutar de magníficas pinturas como «Perrette et le pot au lait» de J.H. Fragonard, dibujos de artistas como Perronneau o Watteau y varias esculturas. Hay muebles antiguos de autor, como escritorios, cómodas, canapés y camas y una sorprendente mesa con un mecanismo de deslizamiento inventada por J. F.Œben. En las vitrinas se exhiben hermosas piezas de adorno o perfumería, y la galería de cerámicas también tiene objetos notables.

El Museo se encuentra en el 8 rue Elzevir, distrito 3 ; está abierto de martes a domingos de 10 a 18h. El acceso a las colecciones permanentes es gratuito. Cuenta con guardarropas, y debido a la delicadeza y fragilidad de las obras que resguarda, hay varias recomendaciones a tener en cuenta para disfrutar plenamente de la visita.

Foto: Google Maps

Imprimir

Categorias: Museos de Paris


Deja tu comentario