Parisinos por un día

Cupula Invalides

¿Cuántas veces, al visitar una ciudad, no has sentido deseos de pasar inadvertido entre sus habitantes, como si fueses uno más? El turista se ilusiona con alejarse de los circuitos turísticos tradicionales para sumergirse en los aromas, colores y sonidos del barrio y se deja ganar por la fantasía de su vida cotidiana.

Si pensáis visitarla ciudad bohemia,y queréis verla con los ojos de un parisino de verdad, os invitamos a analizar juntos la propuesta de Parisien d’un jour, una asociación de voluntarios enamorados de su ciudad que te invitan a descubrir historias y lugares insólitos que sólo ellos conocen.

Los guías conocen muy bien París, pero no se trata de guías profesionales sino de estudiantes, jubilados o personas con un poco de tiempo libre que desean compartir todo su amor por la ciudad, su arte, su tradición y su cultura.

Las visitas guiadas se organizan para grupos de hasta seis personas y tienen una duración de dos a tres horas a lo largo de las cuales el voluntario lleva de paseo al grupo por los lugares que considera importantes para visitar: pequeños rincones, artistas y artesanos, sitios históricos y culturales, matizando la caminata con experiencias y anécdotas. Tanto el grupo como el guía pasarán momentos inolvidables en un ambiente de camaradería y amistad.

El programa “Parisinos por un día” forma parte de la asociación Global Greeter y fue lanzado en el año 2007;  desde entonces miles de personas de más de ochenta países han descubierto París caminando junto a los voluntarios.  Funciona en forma muy sencilla a través de un sitio web en el que pueden consultar fechas, lugares disponibles e idioma del guía.

Cada uno tiene sus lugares preferidos; por ejemplo el guía de Montmartre posiblemente los esperará en el Café San Juan, en la Rue des Abbesses, fácilmente accesible en metro, para recorrer el Canal de Abbesses, casi nunca incluido en los recorridos turísticos tradicionales pero en el que se encuentra un antiguo molino con todos sus accesorios. Otros guías los llevarán a las Galerías Lafayette, cuya terraza se puede visitar y ofrece una impactante vista de la ciudad.  Los paseos terminan en forma agradable, tomando algo en un café del barrio.

Los pedidos deben ser realizados por lo menos con dos semanas de anticipación a la fecha de llegada a París, a fin de coordinar con el voluntario. Las excursiones son totalmente gratuitas y los desplazamientos por la ciudad son por medio del transporte público.  Los voluntarios se sienten gratificados porque les encanta conocer gente de todo el mundo y según se cuenta, han nacido muchas amistades y hasta noviazgos que lograron que algún “parisino por un día” se transformara en… ¡parisino para siempre!

Imprimir

Categorias: Turismo en París


Deja tu comentario