Estanques de París, naturaleza en la ciudad

Pabellon de Armenonville

En las grandes ciudades, los avances de la urbanización pueden hacer desaparecer los estanques naturales y los cuerpos de agua alrededor de los cuales se desarrolla la vida vegetal y la fauna acuática; sin embargo, la ciudad de París cuenta con al menos veinte estanques de alto valor ecológico y paisajístico, ubicados en distintos parques, que permiten el desarrollo de la vida silvestre y son un verdadero remanso en medio de la agitación cotidiana.

Estos preciosos cuerpos de agua rodeados de vegetación presentan una gran variedad, desde los del Bois de Boulogne, en forma de estanques, lagos, lagunas y ríos, hasta el propio río Sena y sus canales, pasando por otros en los grandes parques como Montsouris o Buttes-Chaumont.

Interesará al visitante saber que en el año 2007 se crearon siete nuevos estanques y que para su instalación se toman en cuenta detalles como el área disponible, sombra y presencia de público. En estos tiempos podría preocupar la aparición de mosquitos, pero aseguran que gradualmente la piscina o estanque alcanza su equilibrio ecológico y aparecen los predadores naturales de esa especie. Por otra parte la seguridad está garantizada con vallas y barreras vegetales que además tornan más atractivo el conjunto.

Aunque la mayoría de los estanques de París se encuentran sobre el lado este de la ciudad, los podemos hallar en todos los distritos, como por ejemplo en la Plaza de Boucicault, en el distrito 7, de 40m2 de superficie, el jardín de la calles Chanzy y Titon, en el distrito 11, en realidad un callejón sin salida, el Parque Floral, la reserva de aves del Bois de Vincennes o el arboretum de la Ecole du Breuil.

Algunos son antiguos, como el estanque de Armenonville en el Bois de Boulogne, que tiene 2450 m2 y fue creado en el siglo XIX, igual que el de St. James, también en el Bois de Boulogne; otros son muy nuevos, como los creados en los años 2005 y 2007, entre los que se encuentran el de la Plaza Claude Bernard, Avenue de la Porte d’Aubervilliers, en el distrito 19, con 150 m2 de superficie, o el jardín compartido e invernadero de hortalizas ubicado en la rue de Flandre 57.

En estos sensibles ecosistemas podemos encontrar diversos representantes del reino animal, como libélulas, agrión de patas largas y otros insectos, y también anfibios y aves; los estanques están bordeados por los populares nenúfares y lirios de agua, botón de oro, y otras decorativas especies del mundo vegetal.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo en París


Deja tu comentario