Antiguas mansiones en la Ile Saint-Louis

Ile Saint Louis

Hacia comienzos del siglo XVII esta parte de París estaba destinada a la cría de ganado; de hecho, la Isla de Saint-Louis estaba formada en realidad por dos islas: Ile aux Vaches e Île Notre-Dame. El proceso de urbanización se inició con la construcción de un puente que uniese las islas y otro con el continente. Entre 1614 y 1650 ¡miles de pilares de mampostería se hundieron en el río para asegurar la construcción!

Con un proyecto del arquitecto Louis Le Vau, el diseño es majestuoso; todas las calles tienen intersecciones en ángulo recto. En 1664 estaba casi terminada y sus habitantes eran artesanos y ricos comerciantes, y también personas de la nobleza que construían sus casas sobre el Sena.

Sin embargo su excepcional patrimonio sufrió muchos daños, como la construcción del puente Sully-Bretonvilliers que significó la demolición del espléndido hotel del mismo nombre y también los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. La imagen de la isla cambió y comenzó a ser elegida por artistas, pintores y amantes del viejo París.

Hay muchos recorridos para realizar en la Ile de Saint Louis. Por ejemplo el de las casas de la nobleza, ubicadas principalmente en la rue Saint-Louis-en-l’Ile, construidas en 1640.  Al comenzar el recorrido encontraremos seis hoteles a los que se accede por un camino privado, la rue Bretonvilliers, situados en tres niveles. Las fachadas de piedra forman una secuencia ordenada y lineal de unos cien metros.

En el Quai de Béthune se destaca la mansión Cumanos-Richelieu, que perteneció al famoso mariscal pero que él nunca habitó. La puerta, flanqueada por dos largos soportes, lleva un friso con hojas de acanto y una cornisa con canecillos. Otras interesantes son Sainctot, construida por el mayordomo del rey Nicolás Sainctot, y el Hôtel Aubert-Perrot, con tres relieves alegóricos de la música, la pintura y la escultura.

Interesará al visitante saber que la mansión ubicada en el 36 del Quai de Béthune fue construida en 1640 por Pierre Viole, asesor del Parlamento; estuvo deshabitada varios años y en el siglo XIX fue restaurada por Jules Jaluzot, fundador de los grandes almacenes Printemps. Entre 1912 a 1934, fue habitada por Marie Curie.

Quedan muchas mansiones para ver, como las que están entre el 38 y 42 de la rue Saint-Louis-en-l’Île; fueron construidas como casas de alquiler y tienen gran coherencia arquitectónica, o la Jeu de Paume, en el corazón de la isla.

Es muy fácil llegar a la Île de Saint-Louis, en el distrito 4, ya que está conectada con la Ile de la Cité por el puente de Saint-Louis y con la ciudad a través del Sena por tres puentes: La Tournelle con la ribera izquierda, Luis Felipe con la ribera derecha y Sully con ambas orillas.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo en París


Deja tu comentario