Medallones de Arago, el monumento invisible

Medallon de Arago

Los meridianos son líneas imaginarias que pasan por los polos terrestres. En 1884, durante la conferencia de Washington, se eligió como “meridiano de origen”, es decir, el que se utiliza como referencia, al que pasa por la ciudad de Greenwich, en Inglaterra.

Pero… ¿sabías que el meridiano de origen pudo haber sido el que pasa por París? En realidad los meridianos de París y Greenwich fueron rivales hasta 1914, ya que entre ambos hay muy poca diferencia. Si algo les resulta familiar, es porque la novela «Veinte mil leguas de viaje submarino», de Julio Verne, se basa en este problema.

La ciudad de París otorgaba una gran importancia a la astronomía; en 1667 inauguró un impresionante Observatorio cuyo director entre 1671 y 1712 fue Jean-Dominique Cassini, fundador de una dinastía de directores con el mismo apellido.  En su homenaje, la sala principal lleva su nombre, y su eje de simetría  ¡es el meridiano de París! Es una línea de cobre sobre el pavimento, y gracias a una lente, los rayos del sol la recorren cuando es el verdadero mediodía solar.

A comienzos del siglo XIX el meridiano de París fue recalculado por el astrónomo François Arago, quien fue nombrado director del Observatorio en 1843 y lo fue hasta su muerte en 1853. En 1893 se erigió una estatua de bronce en homenaje a Arago sobre el meridiano del Observatorio de París; estuvo allí hasta 1942.

Con motivo de la Segunda Guerra Mundial la estatua de Arago, como muchos otros monumentos, fue fundida. En 1994 se encargó al artista holandés Jan Dibbets su reemplazo, y el artista, inspirándose en el Meridiano, diseñó 135 medallones de bronce de 12 cm. de diámetro que llevan inscripto el nombre Arago y los indicadores norte y sur, que fueron fijados a lo largo del Meridiano de París, de sur a norte, cubriendo una longitud de más de 9 Km. desde la Puerta de Montmartre.

Los Medallones de Arago están en los distritos 1, 2, 6, 9, 14 y 18. Varios de ellos se encuentran en el Louvre, uno precisamente en la puerta cerca del Pont des Arts y otros en la sala Richelieu, el Patio de Napoleón y la sala de antigüedades romanas; otro se encuentra en los Jardines de Luxemburgo, también hay todo a lo largo de la Avenida del Observatorio, en los bulevares del distrito 9, en el Parque Montsouris, en la entrada de la Biblioteca…

Los Medallones de Arago han sido llamados “el monumento invisible» ya que es uno de los secretos mejor guardados de París; se les atribuyen poderes esotéricos y también diabólicos.  Fueron popularizados por la película «El Código Da Vinci», sobre la novela de Dan Brown, que en realidad los hace aparecer mucho más brillantes y en ubicaciones diferentes.  Si recorres París, tienes el desafío de descubrirlos.

Foto: vía Wikipedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Que ver en Paris


Deja tu comentario