Véro-Dodat, un pasaje secreto de París

Pasaje Vero Dodat

La mayoría de los pasajes cubiertos de París se construyó entre 1823 y 1828, y también entre 1839 y 1847. Eran antiguos atajos dentro de la ciudad; sectores ruinosos que la inventiva del Barón Hausmann logró convertir en deliciosos y románticos espacios urbanos.

Los pasajes de París invitan a recorrerlos, descubriendo una ciudad secreta, sólo reservada a los turistas curiosos que desean vivir la ciudad con todos los sentidos. Entre estos pasajes se encuentra Véro-Dodat, en el distrito 1, que hoy vamos a conocer.

Este pasaje conecta las calles Bouloi y Jean-Jacques Rousseau, en los alrededores de los jardines del Palais Royal. Homogéneo y aristocrático, nos espera con sus techos decorados, las fachadas de las tiendas divididas por columnas de mármol negro y el piso en damero. Sus creadores, Véro y Dodat, eran dos comerciantes de carnes que adquirieron un antiguo hotel para demoler y construir esta galería al lado de su negocio.

Después de un período de decadencia está recobrando nueva vida; se siguen respetando las primeras reglas impuestas por la ciudad (no perros, fonógrafos ni loros) y una de sus tiendas más antiguas es la del N°26, desde cuyas vidrieras nos mira una colección de muñecas de antaño.

La apertura de este pasaje fue un verdadero éxito; construido en 1837, fue uno de los primeros con iluminación a gas. Con sus 4 metros de ancho, las fachadas de los locales idénticas y la trama diagonal del piso en damero crean la sensación de una longitud mayor a la de sus 80 metros reales.

Permitía llegar rápidamente desde el Palais Royal hasta des Halles, pero la apertura de las calles Louvre y Colonel Driant le restó muchos adeptos; otro factor fue la desaparición de la famosa Messagerie Laffitte et Gaillard, un negocio de mensajería muy popular, justo a la entrada de la galería, que contribuyó a su éxito ya que los clientes tenían tiempo para pasear entre las tiendas mientras esperaban por sus trámites.  También estaba aquí la tienda del editor y “marchand” de caricaturas Aubert, en la que expusieron los dibujantes más importantes de la época.

La Galería Véro-Dodat es considerada actualmente un edificio histórico; fue completamente restaurada en 1997, y es muy fácil llegar con el metro descendiendo en las estaciones Palais Royal y Musée du Louvre.  Un poco devaluada, es hoy en día uno de los rincones más encantadores de París, con su elegante arquitectura de otros tiempos y sus tiendas de arte contemporáneo y antigüedades.  Además, encierra una historia dramática: aquí estuvo el Hotel d’Antoine de Dreux Aubay, donde murieron él y sus dos hijos, envenenados por su hija, la marquesa de Brinvilliers, ejecutada en 1676.

Foto: vía Google Maps

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Que ver en Paris


Deja tu comentario