Juegos de casino en París

Casino Enghien des Bains

¿Recuerdas la época en que para realizar un trámite o abonar la cuenta de la electricidad había que ir hasta el banco? Hoy en día Internet ha cambiado el estilo de vida de decenas de miles de personas: trámites, pagos de impuestos, compras en el supermercado, reservas de pasajes, cines o restaurantes, trabajar e inclusive jugar, es posible hoy en día sin moverse de casa, tan sólo con un ordenador y una conexión a Internet.

El mundo del entretenimiento entró a los hogares de la mano del casino virtual, con miles de salas y cientos de juegos disponibles para cada usuario. Los casinos virtuales permiten jugar desde el ordenador todos los juegos de un casino, en un entorno realista.  Son muy atractivos porque presentan la posibilidad de aprender a jugar sin apostar dinero real; sólo cuando el usuario se siente en condiciones, puede comenzar a apostar dinero. La gran ventaja de los casinos virtuales y páginas de poker online, es que permiten jugar pequeñas sumas en cientos de salas de todo el mundo, proporcionando al jugador un ingreso modesto pero constante mientras hace lo que más le gusta: jugar.

El juego de poker en Internet básicamente sigue las mismas reglas que en las salas reales, pero para jugar al poker virtual es necesario tener en cuenta que no se juega exactamente igual.  Por ejemplo según los últimos estudios sobre poker en red, es necesario acumular 1400 horas de juego para comenzar a ganar. Los especialistas dicen que los beneficios monetarios del juego sólo se pueden ver a medida que se gana en experiencia y se aprenden las reglas, es decir, a largo plazo. Mientras tanto, es cuestión de jugar y disfrutar del placer del poker on line.

Si estás en París y sientes deseos de jugar al poker, te interesará saber que puedes ir a la localidad de Enghien-les-Bains, cuyo casino fue fundado en 1910 y es de hecho el primer casino de Francia. Si prefieres probar suerte en línea, te recomendamos elegir un casino virtual que garantice la seguridad y confidencialidad de tus datos, cuente con asistencia técnica y ofrezca una plataforma de prueba para aprender a jugar sin apostar dinero real, además de no incluir anuncios pornográficos o de píldoras.  Para finalizar, la regla de oro nunca recordada y siempre olvidada: no se puede ganar siempre, y no se puede apostar más de lo que se está dispuesto a perder.

Foto: vía Wiki Commons

Imprimir

Categorias: Ocio en París


Comments are closed.