Palais des Glaces, todo el humor de París

Palais des Glaces

En el siglo XII, la rue du Faubourg du Temple era sólo un camino de tierra bordeado de jardines y huertos que conducía a la ciudad. También era un lugar elegido por los parisinos de aquellos tiempos para pasear y tomar un poco de aire. En el siglo XVI esta parte de la ciudad era conocida como la Courtille, con tabernas en las que se servía el vino de Belleville más barato que en París, ya que ¡estaba libre de impuestos!

Y la vida nocturna se extendía hasta bastante tarde. La gente de la sociedad parisina aprovechaba el anonimato de estas tabernas y burdeles para disfrutar de los célebres martes de carnaval que hasta fueron descriptos por Victor Hugo en una carta a Juliette Drouet, en febrero de 1849.

Sin embargo durante el siglo XIX el barrio cambió completamente. Se desarrollaron las industrias y los barrios de trabajadores, como el vecino Barrio de Crimea, y comenzaron a aparecer salas de espectáculos, circo y conciertos, como el famoso circo inglés de Astley. También se organizaban reuniones y ferias. Al otro lado del barrio, se elevaba el Théàtre du Cirque Imperial.

Precisamente aquí nació en 1890 el Concert du Commerce donde debutaron artistas como Maurice Chevalier y Louis Boucot, y en 1903 se fundó “Bijou Concert”, antepasado directo del Palais des Glaces, un teatro pintoresco y popular. Tuvo varias remodelaciones para adaptarse a los gustos del público y convertirse en cine, con una arquitectura “fin de siècle”.

En 1924 fue demolido para construir el Palais des Glaces, famoso por su fachada recubierta de espejos que dio nombre al teatro.  Tuvo varios propietarios hasta que en 1988 se convirtió en un verdadero templo de la comedia. Para la presentación de “L’éléphant est tombé », en 1988, se redecoró la fachada como se ve actualmente.

El Palais de Glaces se encuentra exactamente en el 37, rue du Faubourg du Temple, en el distrito 10, cerca de la Place de la République. Tiene dos salas en las que se presentan espectáculos simultáneos; la grande es accesible para personas con movilidad reducida. Es muy fácil llegar con el metro descendiendo en las estaciones République o Goncourt.

Si llegan en su propio automóvil, encontrarán lugar para aparcar en el 50 rue de Malte o en el mismo teatro ; también hay en las cercanías estaciones de Vélib. Venir con niños no será problema: los miércoles, sábados y durante las vacaciones escolares funciona el Petit Palais, un espacio diseñado para que los jóvenes talentos pueden convertirse en futuras estrellas.

Foto: Google Maps

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Ocio en París


Deja tu comentario