Rue Saint Denis, antigua calle «roja» de París

Rue Saint Denis

La rue Saint Denis era (y es) conocida en París tradicionalmente por sus negocios dedicados al sexo: ubicada en los distritos 2 y 10, sus luces rojas de neón y sus salones de masajes fueron por décadas el signo inequívoco del barrio. Sin embargo, hace algún tiempo comenzó a reconvertirse en una calle comercial diferente, a partir de la puesta en valor de su arquitectura y el impulso a la instalación de un comercio diversificado.

Interesará al visitante recordar que la Rue Saint Denis era antigua calzada romana de más de 1 Km. de largo que conducía a la abadía real de Saint-Denis; de hecho, es una de las calles más antiguas de París, y debe su nombre a ser parte de la ruta histórica de Saint Denis.

Se extiende desde la Rue de Rivoli hasta el bulevar Saint-Denis y corre paralela al bulevar de Sebastopol. La antigua vía romana era el llamado Camino de Flandes, y fue uno de los caminos utilizados por la realeza para entrar en la ciudad.

Hay muchos edificios notables en esta calle; por ejemplo, aquí se encuentra la iglesia de Saint-Leu-Saint-Gilles, en el N° 92, y se puede ver un notable conjunto de edificios holandeses en el N° 60, la llamada “Batave Cour”. En el N° 142 hay una casa que fue construida en 1732 por Jacques-Richard Cochois; alberga la Fuente Greneta, reconstruida ese año pero que se cree es por lo menos del año 1502.

Entre los números 224 y 226 se encuentra la Maison des Dames de Saint Chaumont, un convento de mujeres establecido en 1685. Entre 1734 y 1735 se construyó una casa de campo de excepcional calidad, diseñada por Jacques Hardouin-Mansart de Sagonne y decorada por Nicolás Pineda, y es la única que queda de una serie de conventos construidos a lo largo de esta calle. La entrada junto al bulevar Sebastopol da a un jardín entre el edificio y la calle. En la esquina de la rue de Tracy estuvo la antigua capilla.

Actualmente se pueden encontrar negocios que no están en otros lugares de la ciudad, con tiendas de exquisiteces como champaña y alimentos que se pueden degustar. La ciudad de París promueve la instalación de nuevos emprendimientos mediante beneficios como meses de alquiler gratis y otras concesiones que permiten ir cambiando la fisonomía de la calle.

De todas formas los negocios dedicados al sexo siempre están presentes, aunque el auge de Internet y los cambios en el entorno disminuyen la cantidad de clientes y aumentan la de otros negocios como joyerías, gastronomía tradicional, zapaterías, tiendas de diseño y reparación de calzado, lavanderías y tintorerías. Un ambiente interesante y una calle que debes recorrer si quieres disfrutar de lo más popular de París.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Callejero de París


Deja tu comentario